miércoles, septiembre 27, 2006



In memoriam

Hoy en el trabajo me he sentido poco menos que el genial Miguel Gila con su memorable:

-Oiga, está el enemigo? Que se ponga!

Por razones de trabajo, convocamos una jornada técnica para medios de comunicación, me he visto inmerso en una rueda de más de cien llamadas en todo el dia. Al principio me daba cierto hastío pero con la práctica pues me he hasta recreado con conversaciones memorables, de cierta bis cómica, que me han hecho recordar al gran Gila. No lo digo ni mucho menos porque quiera, pretenda o puede parecerme a él. Eso si, ha tenido su punto pero espero que hasta dentro de un tiempo no volvamos a repetir estas escenas.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Al menos siempre te queda la tranquilidad de saber que las llamadas no las pagas tú...

5:10 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal