lunes, septiembre 10, 2007

El dedo acusatorio

Durante las dos últimas semanas se ha intensificado el cerco alrededor de los padres de Madeleine McCann, la niña inglesa desaparecida en Algarbe (Portugal), el pasado 3 de mayo.

Las acusaciones han coincidido con mi merecido asueto vacacional, durante el cual he aprovechado para ponerme al día sobre este tema. No recuerdo la fecha exacta pero hace unas tres semanas la prensa ya presentaba a los progenitores como posibles inculpados en el secuestro de su propia hija. Mi primera reacción, a pesar de estar acostumbrado a titulares sensacionalistas y mentiras en toda regla, fue poner el grito en el cielo.

Acusar a los padres en la trama de secuestro, desaparición y quien sabe si muerte de su propia hija me pareció una vuelta de tuerca al periodismo riguroso que deberíamos abanderar. Con que pruebas, que en ese momento no tenia la policía que investigaba el caso, señalaban a los progenitores? Si se demuestra la culpabilidad, la prensa saldrá reforzada pero en caso contrario la disculpa debería ser ejemplar y dudo que se salven de una multimillonaria indemnización.

Desconozco los detalles policiales de la investigación, que información poseen pero da la sensación que la prensa, el llamado cuarto poder, les esta guiando y se limitan a un papel de marioneta.

Ayer, los padres de Madeleine, Gerry y Kate McCann, volvieron a casa después de cuatro meses en la costa portuguesa. La policía les esta acorralando y las pruebas encontradas en el coche alquilado les han salpicado de pleno.

Además, las primeras versiones de Gerry y Kate se contradicen con la de los testimonios que los vieron esa fatídica noche durante la cena, que por cierto, regaron con 14 botellas de vino.

Veremos como acaba toda esta historia. La prioridad es que encuentran a la niña, a poder ser viva y después descubrir quien esta inculpado en el caso. Quizás si la prensa colaborara de forma discreta con la policía, y viceversa, la verdad saldría rápidamente a la luz.

1 comentarios:

Blogger Enric Tomàs ha dicho...

A mi tot aquest cas em fa una mica de tufillo a nacionalisme barat. M'explico: per un cantó tenim la premsa portuguesa, que dóna pábul i cobertura a qualsevol investigació de la policia judicial del seu pais, tot destacant la seva bona feina i criteri. D'altra banda, la poderosa maquinària mediàtica britànica, que no assumeixen que la inteligència d'un país de segona com és -o era- Portugal pugui demostrar les malifetes de dos súbdits de la Reina.

I parlant de sensacionalisme, que m¡en dius de la teva frase: "durante la cena, que por cierto, regaron con 14 botellas de vino"?

3:15 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal